QUÉ ES LA AGRICULTURA DE PRECISIÓN?

Agricultura de Precisión

Se refiere al uso de tecnologías de posicionamiento global satelital (GPS), sensores láser en tierra para medir el nivel del terreno e imágenes aéreas para evaluar las diferentes variables de cada determinada parcela.

Esta información geográfica debidamente procesada determina con mayor precisión la densidad óptima de siembra y la cantidad de fertilizantes por utilizar en función del área exacta de la parcela, entre otras variables, según el cultivo, para predecir con mayor exactitud la producción.

En Colombia ya se están empezando a dar los primeros pasos hacia esta tecnología en cultivos como la caña de azúcar donde los ingenios lideran estos proyectos, también otros sectores como el café, la palma  y el arroz.

Una de las innovaciones más interesantes dentro del campo de la agricultura de precisión es el uso de los drones en los cultivos.

 

Por qué un Dron para la agricultura de precisión?

En la agricultura de precisión la función primordial de los drones consiste en recoger información acerca del cultivo.

  • Los drones tienen la capacidad de sobrevolar un área  de forma autónoma, utilizando sistemas de posicionamiento global (GPS).
  • Están construidos para volar grandes extensiones y resistir a condiciones climáticas variables de lluvia y viento.
  • Dentro de su interior llevan sofisticadas cámaras y sensores que van recolectando la información deseada del cultivo.
  • Al terminar su tarea, ellos mismos aterrizan de forma segura y la información recogida se pasa a un computador que tiene un software especializado para leer e interpretar los datos.

Dependiendo de la necesidad del agricultor, existen diversas cámaras y sensores que cumplen con los distintos requerimientos de información:

El sensor visual es el más sencillo y permite recoger información acerca de las inclinaciones naturales del terreno para, por ejemplo, diseñar sistemas de riego y drenaje. Este sensor también recopila información sobre las alturas de las plantas para analizar su crecimiento e incluso llega al detalle de poder contar el número de plantas presentes en un cultivo.

El sensor multiespectral se puede detectar la radiación electromagnética reflejada por las plantas y que el ojo humano no es capaz de captar.

Las variaciones infrarrojas indican cambios en la vegetación mucho antes de que éstos se manifiesten físicamente.

Los agricultores utilizan estos datos para saber qué plantas están bajo estrés hídrico, controlar su crecimiento, medir el nivel de clorofila, determinar si tienen alguna deficiencia nutricional y diagnosticar plagas y enfermedades

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *